3 grandes inventores de la historia que son un fraude. (inventores que no inventaron)

jueves, 4 de julio de 2013



¿Y si la mayor parte de lo que te enseñaron en las clases de ciencias e historia en el colegio estuviera equivocado?. ¿Y si aquellas personas que han hecho historia gracias a sus creaciones, en realidad no hubieran inventado nada?. Quizás algún día debamos reescribir la historia y hablar de los verdaderos genios que no aparecen en los libros y cuyas ideas fueron robadas.

Comencemos a desmontar la historia de los grandes inventores:

1. Thomas Edison jamás inventó la bombilla.

Si en un concurso de Televisión te preguntan quién inventó la bombilla, deberás preguntar: "¿Le digo el de siempre o el verdadero inventor?.

Edison no inventó la bombilla, sólo compró la patente. Thomas Edison no era una persona inteligente, pero históricamente se le describe como un ladrón de ideas y aprovechado de los pobres. Edison tenía dinero, y eso le convirtió en la persona con más patentes de todo el mundo. Concretamente llegó a registrar 1093 patentes a su nombre, y probablemente ninguna fuera invención suya.


Aunque se han dado muchos nombres sobre quién podría ser el verdadero inventor de la bombilla, todo indica finalmente que fue Heinrich Goebel en 1854. Cuenta la historia que Goebel intentó venderle la patente de la bombilla a Edison, pero no estaba dispuesto a pagar lo que Goebel pedía por la patente. Cuando Goebel murió, Edison apretó en la negociación a la viuda necesitada de dinero y acabó comprando la patente por muy poco dinero.

2. Galileo Galilei no inventó el telescopio.



El astrónomo italiano, físico y matemático no pudo inventar el telescopio, pues data de 1609, mientras que ciertos documentos indicarían que en 1608, un tal Hans Lippershey intentó patentar el telescopio y por motivos que se desconocen, le fue negada la patente.

Un año más tarde aparecía Galileo Galilei con un telescopio que todo sea dicho de paso, veía más allá que el de Hans Lippershey. Las malas lenguas dicen que Galileo pudo robar la idea con la ayuda de los encargados de registros de patentes de la época.

3. Alexander Graham Bell no inventó el teléfono.

Alexander tenía una madre sorda y su mujer que también era sorda, por lo que inventar un teléfono.... poca utilidad iba a tener en su familia :)

En 1860, un italiano llamado Antonio Meucci presentó el primer proyecto de teléfono de la historia. 11 años más tarde lo patentó. En 1974, Meucci no pudo pagar la renovación de la patente, que costaba alrededor de 10 dólares (una pequeña fortuna en aquellos tiempos) y Bell se hizo con ella.

Meucci intentó demandar a Bell, pero nuevamente, Alexander, tenía dinero y contactos, por lo que no le fue difícil conseguir que destruyeran desde la propia oficina cualquier dato que pudiera demostrar que Meucci era el verdadero inventor.

Además, Alexander ya tenía otras patentes. ¿A quién iba a creer la gente?.

Son sólo 3 de los muchos casos donde se da un patrón común, y es que los verdaderos inventores eran genios sin dinero ni recursos, y los inventores que pasaron a la historia sin haber inventado nada solían ser de familias bien posicionadas, salvo puntuales excepciones.

Marconi no inventó la radio, sino David Hughes, la máquina de vapor no fue inventada por James Watt y si continuáramos hablando, incluso le llovería al mismísimo Albert Einstein, el cual, aunque es cierto que es un genio, también es cierto que nunca se dignó a hacer referencia a otros genios que colaboraron con él para el desarrollo de teorías. Se sigue diciendo que en la Teoría de la Relatividad, Einstein es dueño de un 50%. El resto corresponde a otros autores que nunca se llegaron a nombrar por él.

Conclusiones:
  • 1- Hay que volver a redactar los libros de historia.
  • 2.  Os dejo que la saquéis vosotros mismos.

1 comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana