Bill Ackman podría convertirse en un "fiasco" para Wall Street si las cosas no mejoran.

domingo, 18 de agosto de 2013




Principio de la bolsa: "Resultados pasados no predicen rendimientos futuros". Este es uno de los principios que podrían aprender muchos de los inversores que confiaron su dinero al Pershing Square, el fondo de cobertura de Bill Ackman, el cual era considerado hasta ahora uno de los fondos con más rendimiento, junto a Steve Cohen, Carl Icahn y George Soros. El problema es que el fondo de Bill Ackman, en lo que va de año lleva poco más de un 3% de rentabilidad, lo cual es un "fiasco" si tenemos en cuenta que las acciones estadounidenses han subido más de un 20%.


Los grandes gestores de estos fondos de cobertura, gracias a su reputación, pueden permitirse cobrar unos cuantiosos honorarios, por lo que con la rentabilidad actual del Pershing Square, los inversores no están nada contentos.

Y es que Ackman se está jugando su reputación por sus dos grandes e inusuales disputas públicas. El Fondo de Ackman tiene una alta exposición a JC Penney, una cadena de tiendas de ventas minoristas en la que Bill Ackman entró hace 3 años en contra de toda recomendación con la esperanza de poder cambiar la empresa. El resultado es una pérdida de un -44% de rentabilidad en los últimos 12 meses, donde Ackman se ha visto obligado a renunciar de su cargo en la junta directiva al no ser capaz de expulsar a dos altos cargos de JC Penney, a los cuales Ackman considera el cáncer de la compañía.

Su segunda disputa pública es su batalla contra Herbalife, donde si las acciones continúan al alza, el fondo se verá obligado a cerrar su posición bajista, teniendo que vender las acciones que un día le fueron prestadas y que ahora debería devolver a sus propietarios, situación que probablemente acabe produciendo un nuevo repunte en la cotización de Herbalife.

Bill Ackman ha reconocido que es irritante tener estas 2 posiciones abiertas en JC Penney y Herbalife dentro de una cartera de inversión, que por el resto de acciones está completamente sana, y es que únicamente en Procter & Gamble, el Pershing Square tiene invertidos 5.000 millones de los 12.000 millones de dólares totales que gestiona el fondo. En el caso de Procter & Gamble, se ha revalorizado un 20% en el último año, así como Canadian Pacific (otra gran apuesta de Ackman) se ha revalorizado un 40%, y Burger King un 35%.

Pero sus dos lastres (JC Penney y Herbalife) hacen que el resto de buenas inversiones queden en nada, y sumándole los honorarios y comisiones del fondo, los inversores han hecho con su inversión, por ahora, un mal negocio.

Aún así, Ackman insiste en que Herbalife se derrumbará tarde o temprano, mientras JC Penney ahora sólo puede sorprender al alza tras las fuertes caídas que lleva acumuladas.

Está claro que de haber provocado la caída de las acciones de Herbalife, ahora mismo Ackman sería un genio para Wall Street, y de haber conseguido resultados como consejero en JC Penney, estaría en el podio de los más grandes de Wall Street, pero de no haber cambios, algunos dicen que la carrera de Ackman podría estar en peligro como uno de los "titanes de Wall Street" al no haber generado la rentabilidad que los inversores esperan de los grandes fondos de cobertura y por lo que pagan unas altas cantidades de dinero.

Como se suele decir, no es una decisión lo que te convierte en un genio o un idiota, sino el resultado de la decisión.

+Negocios1000 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana