Las acciones están excesivamente caras a pesar de la locura compradora.

lunes, 5 de agosto de 2013



El S&P 500 ha pasado por primera vez en la historia de los 1.700 puntos, mientras el DAX alemán se encuentra haciendo lo mismo -marcando máximos históricos-, así como el NIkkei japonés vuelve a por los 14.500 puntos. Y sí, la tendencia es tu amiga, como dicen muchos analistas, y de acuerdo, hay que invertir en mercados con clara tendencia alcista, pero.... del mismo modo, uno de los principales consejos de inversión es no comprar caro, y podríamos estar en uno de esos momentos en los que las empresas tienen unos precios extremadamente especulativos a resultados futuros y sobrevalorados.


Únicamente debemos observar en nuestro IBEX 35, con la alegría que recibimos resultados de empresas que están perdiendo 900 y 600 millones. Las estamos premiando con subidas, empresas con una deuda de 50.000 millones de euros reciben recomendación de compra. ¿Se ha vuelto loco el mercado?. Hagamos un repaso.

En estos gráficos que aparentemente muestran la fortaleza actual de los mercados, publicados por John Mauldin, únicamente si nos fijamos en el VIX, la volatilidad habría caído a su nivel más bajo desde 2007. Es más, está exactamente en el mismo nivel que en 2007. Ese dato se podría interpretar como positivo, pero también podría ser uno de los datos más negativos.

Imagen: John Mauldin

Para Mauldin, estos indicadores suelen mostrar una prosperidad en la economía real, pero los precios en la situación actual podrían no estar reflejando la realidad.

La receta para una catástrofe bursátil es la combinación de altos precios, valoraciones crecientes, baja volatilidad y una tendencia de debilitamiento en el crecimiento real de los ingresos. La suma de estos condimentos podrían estropear la rentabilidad del largo plazo y provocar una inestabilidad en el mercado muy importante.

Sin duda, en la actualidad, hay más sentimiento alcista que datos alcistas reales. Si analizamos la principal estrategia de inversión inteligente, que básicamente consiste en el largo plazo, precios bajos, compañías poco endeudadas y con beneficios recurrentes, hoy día hay muy pocas acciones en el mercado que cumplan con estos requisitos, y no por ello dejarán de subir, pues está claro  que estamos frente a una locura compradora, pero no sabemos cuándo acabará (o si acabará) esta locura. Nadie sabe si finalmente llegará la fuerte corrección que se esperaba para el mercado americano, ni de cuánto será esa corrección, el efecto que tendrá sobre los índices europeos o si estallará la burbuja inmobiliaria china.

¿La bolsa española está cara?

Cara no, carísima si tenemos en cuenta los números que han lanzado nuestras cotizadas. Aunque al nivel que cotizan nuestras acciones pueden parecer una ganga, no nos equivoquemos, no son ninguna ganga. La mayoría son compañías con excesivos niveles de deuda y unos resultados, en general muy flojos para el valor bursátil de las empresas.

Y lo curioso del mundo de la bolsa es que el IBEX podría subir hasta donde sea. Como ya sabéis, estamos en un canal claramente lateral (ligeramente bajista) entre los 7.500 y 8,780, donde no hay motivos para superarlo al alza ni para romperlo a la baja, por lo que únicamente queda estar pendiente de nuestra cartera de inversión y estar preparados para recibir lo inesperado, ya que al no ser adivinos no sabemos ni cuándo ni qué, pero algo sigue sin cuadrar en estos máximos históricos injustificados para la situación actual y real.

+Negocios1000 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana