La ciudad donde vive el diablo.

lunes, 9 de diciembre de 2013



"El mismo Satanás vive en San Pedro (Honduras)", decía un empresario a The Guardian. Con una tasa de homicidios de 169 por cada 100.000 habitantes, San Pedro es considerada la ciudad más violenta del mundo, donde muchos aseguran que se matan a personas como si fueran pollos. 


En el ranking elaborado sobre las ciudades más violentas del mundo, a San Pedro la siguen Acapulco (México), Caracas (Venezuela) y Maceió (Brasil). Realmente, los 10 primeros puestos del Ranking son íntegramente para Honduras, México y Brasil, además de Venezuela. Algunos repiten con diferentes ciudades. Esto convierte a Latinoamérica en la región más homicida de todo el mundo, por delante, incluso, de los barrios más conflictivos de Estados Unidos.

El problema son las armas y el tráfico de drogas, que son los principales responsables del aumento de violencia en estos países. La corrupción incluso de los organismos que deben defender a sus ciudadanos, así como la pobreza, hace que la vida no valga nada en estas ciudades, pero en San Pedro, aseguran que es mucho peor, donde incluso se afirma que son los propios reclusos los que mandan en las 24 cárceles del país, de acuerdo a un reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. 

Según Naciones Unidas, esta región del mapa tiene un 9% de la población mundial, y en cambio, cuenta con el 28% de todos los asesinatos del mundo.

Algunos datos curiosos sobre San Pedro.

En 2008, el número creciente de asesinatos obligó a San Pedro a almacenar los cadáveres en camiones refrigerados antes de ser trasladados al cementerio.

En 2010, 18 personas fueron tiroteadas en una tienda de zapatos por una guerra de bandas. 

6 periodistas y un presentador de televisión fueron ejecutados con una bala en la cabeza porque no gustaba su trabajo de investigación ni las noticias. Así se controlan los medios informativos del país.

Únicamente la policía puede evitar el caos en San Pedro. El problema es que son muchos los casos que mostrarían a la policía corrupta y comprada por los narcos. Es ahora la policía militar la que intenta tomar el control para erradicar todo mal, pero no han conseguido nada.

El 80% de los ciudadanos no tienen acceso a la salud, dos tercios de los niños viven bajo el umbral de la pobreza y los delitos de violación a las mujeres también se encuentran en auge. 

Más de 1 millón de habitantes no tienen acceso al agua potable. Honduras se conoce, entre otras cosas por tener varias ciudades con un récord de personas que únicamente tienen un riñón, y es porque el otro lo han vendido para poder tener una mínima oportunidad de salir adelante.

No hay duda. Si existe Satanás, con total seguridad debe vivir en San Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana