Impresionantes parecidos entre los discursos del "Lobo de Wall Street" y Mariano Rajoy.

miércoles, 26 de febrero de 2014




Advertencia: cualquier parecido con la realidad a través de este artículo, probablemente sea pura coincidencia :-)

Me llamo Mariano Rajoy, y el año en que cumplí los 55 años gané mis primeras  elecciones, y aquello me cabreó, ya que perdí las 2 elecciones anteriores.


Pero me remontaré a unos años antes, donde era un joven que busqué un sitio que cumpliera con mis ambiciosas aspiraciones, por lo que desembarqué en la política.
El secreto en este negocio es trabajar con gente hambrienta. "Traedme a los inútiles y los hambrientos y los haré muy ricos".



En mi partido ganábamos tanto dinero que no sabíamos qué hacer con él (bueno... sí lo sabíamos). 

¿Aquello era legal?, por supuesto que no. Bueno... en España sí.



- ¿Cómo funciona este negocio?. 

-Consiste en coger el dinero de los demás y meterlo en tu bolsillo, coger el voto de la gente e introducirlo en tu urna. Céntrate sólo en enriquecerte, los demás no importan.

- Pero si además de coger el dinero y el voto de los demás, podemos ayudar... ¿mucho mejor, no?. La gente estaría más contenta y ambos saldríamos beneficiados.

No, no, no... es todo pura filfa, pura fantasía, psssiu, psssiu, psssiu... no es real, la pobre gente ilusa cree que sí, pero tus promesas se evaporan. Ellos se van a casa pensando que nosotros solucionamos sus problemas, y creen que saldrán ganando, pero al final somos nosotros los que tenemos el dinero. 



Entonces la conocí a ella, entre nosotros había algo muy especial, conectábamos. Sus órdenes eran como una droga para mí.



Las autoridades comenzaron a investigar a nuestra empresa, pero todas y cada una de las personas en mi empresa aprendieron el guión perfectamente. Nadie recordaba nada, nadie sabía nada. "No me consta", "No me acuerdo"... y las autoridades comenzaron a cansarse.

El resto de la historia, depende de vosotros, porque no penséis que a mí no me caen bien los pobres. Tampoco penséis que me molestan los pobres. La prueba está en que me caen tan bien, que no me importa que haya muchos pobres.

Autor: A.Carlos González | Negocios1000.com

Ver también: Debate de 7 minutos sobre el verdadero Lobo de Wall Street.

1 comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana