¿Estalló la burbuja?, aún no, pero terminará mal.

lunes, 24 de marzo de 2014



La palabra "burbuja" hoy ha aparecido en diversos medios financieros, y no faltan motivos para sospechar que el estallido de una nueva burbuja está cerca. En los últimos 14 años hemos visto estallar 2 burbujas, y desde entonces, Wall Street se ha sumergido en lo que es probablemente su mayor mercado alcista de toda la historia acumulando 5 años seguidos de subidas y sin correcciones de relevada importancia.


Es necesaria una corrección, y esa corrección puede estar llegando, aunque con el inconveniente de que al estar en una tendencia tan sumamente alcista, los inversores aprovechan cualquier caída para comprar, no dejando caer los precios. Pero el miedo lo está provocando el Nasdaq, un índice que suele adelantarse al resto de índices americanos, con sus principales componentes demostrando una gran debilidad. Los valores tecnológicos están siendo los más castigados estos días, y eso es lo que está abriendo el miedo de que ocurra como en el año 2.000 con las puntocom.

Recordemos que la burbuja de las puntocom estalló llegado el momento en que las valoraciones de empresas tecnológicas estaban por encima de 100 veces su valor en libros, una situación que ahora mismo también se está dando en acciones tecnológicas como Facebook, Groupon, Twitter, Amazon, etc...

Técnicamente, con prácticamente todos los índices en máximos históricos, muchos son los analistas que ven la posibilidad de que estemos a mitad de camino en el mercado alcista que aún no ha terminado, aunque los fundamentales ya comienzan a mostrar un estancamiento en los ingresos de las empresas que unido a una alta valoración, probablemente en próximos trimestres no se correspondan las valoraciones con el desengaño que podríamos encontrar en en muchas de las cotizadas.

Tendencia impecablemente alcista del S & P 500

Cuando las valoraciones de empresas son altas y los beneficios son crecientes, no debe preocupar, pero cuando las altas valoraciones no van acompañadas de la tendencia alcista en beneficios, puede ser un mal negocio la inversión. En cualquier caso, en Wall Street, invertir a estos niveles ahora mismo es una inversión de riesgo. Invertir en tecnológicas, a pesar de las caídas, es de extremo riesgo.

Primero llegará la trampa para los osos.

Todos sabemos que hoy día se puede ganar dinero tanto si la bolsa sube como si baja, y esa posibilidad está al alcance de cualquier inversor minorista.

Ninguna es igual aunque todas las burbujas tengan las mismas fases. Pero hay algo que todas las burbujas tienen en común, y es que los minoristas alcistas pierden dinero, y los minoristas bajistas no suelen ganar dinero. Esta vez, probablemente no será distinto.

Hoy mismo muchos inversores han tomado posiciones bajistas, pues las señales de fuerte corrección se comienzan a dar. Y es tentador para cualquiera el vender su cartera de inversión para no perder dinero, así como el ganar dinero con la caída del mercado. Siguiendo la lógica de los mercados hasta lo visto hoy día, la mayoría de minoristas bajistas suelen caer en las trampas para osos, que básicamente es tomar posiciones bajistas esperando esa corrección y posteriormente viéndose obligados a cerrarlas perdiendo dinero al continuar el mercado con la tendencia alcista. Es entonces cuando los medios financieros vuelven a hablar de continuidad en el mercado alcista, y es cuando se produce la salida masiva de manos fuertes, así como la toma de posiciones bajistas de grandes inversores y fondos que suelen coger desprevenidos al resto de inversores.

Para cuando el minorista quiera acordar, ya se ha perdido la mayor parte del mercado bajista que quería aprovechar.

Con esto quiero decir, a riesgo de equivocarme, que probablemente veamos caídas, para ver una continuidad en las subidas. Y en algún momento de esa subidas, y probablemente a lo largo de este 2014-2015, veamos un desplome de magnitudes importantes en el mercado de Wall Street, y sobre todo en las acciones tecnológicas, llevándose por delante al resto de índices de prácticamente todo el mundo. Y en ningún momento sabremos si esa brusca caída es una mera corrección (muy necesaria en los mercados) o una gran burbuja que nos vuelva a introducir en una continuidad de una recesión aún más profunda.

¿Y el mercado español?

Si algo tengo claro es que el IBEX volverá a alcanzar los 15.000 puntos tarde o temprano, pues en bolsa tarde o temprano acaba siguiendo su tendencia alcista de largo plazo (salvo el Nikkei que acumula décadas de tendencia bajista).

No obstante sigo escuchando que las acciones europeas en general y las españolas en particular son grandes oportunidades de inversión al ser las más baratas. Y sigo repitiendo, que técnicamente es cierto que son las más baratas si tenemos en cuenta al precio que un día cotizaron, pero por fundamentales, probablemente sean las más caras teniendo en cuenta los bajos beneficios y alta deuda que acumulan nuestras empresas.

Lo que no me cabe ninguna duda, es que llegado el momento de una brusca caída en Wall Street o un amago de estallido de burbuja tecnológica, nuestro índice besará nuevamente los mínimos alcanzados en 2012 y veremos cómo desaparecen algunas de nuestras cotizadas ante la confirmación de debilidad económica y dificultad para continuar afrontando su deuda en un mercado de consumo muerto.

Por lo que aprovecho para recordar que hay que estar invertidos en empresas sólidas y con los ojos muy abiertos de tener posiciones especulativos en chicharros que están "a pique de un repique",  pues en caso de ocurrir este escenario, Urbas y Quabit (por poner un ejemplo) no saldrían de la próxima.

Todo esto son especulaciones. Si una cosa es cierta es que cuanto más enérgica sea la subida, con mayor fuerza y de mayor tamaño se producen las correcciones. Las valoraciones altas de empresas que muestran una desaceleración en sus beneficios y mercado, suelen acabar pasando factura. El problema es que nadie sabe en qué momento ocurrirá aquello que sabemos que en algún momento debe ocurrir. Puede ser para verano de 2014, para diciembre o para dentro de 3 años, pero hay señales de sobra como para mantenerse alerta.

Ver: Los 10 mandamientos de la inversión en bolsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana