16 cosas que en las películas nos han hecho creer y que no son ciertas en la vida real.

sábado, 14 de junio de 2014



Si bien el cine bien consumido nos puede inspirar, también en cierta medida nos puede confundir, y aunque no lo creamos, puede dañar nuestra visión sobre el mundo con muchos estereotipos que psicológicamente se nos quedan grabados y hacen que no apreciemos la realidad. Son muy variadas algunas de las cosas que vamos a exponer a continuación a través de esta pregunta que surgió en un hilo de Quora, donde escogemos las mejores respuestas y añadimos algunas propias. Supongo que algunas pueden tener algún interés, mientras que otras, sirvan de mero entretenimiento.


Escenas de acción.

1. Los intercambios de golpes en plena cara entre luchadores corpulentos. En la vida real, un sólo golpe de ese calibre en la cara es suficiente como para romper la mandíbula e incluso provocar lesiones cerebrales graves en la persona que lo recibe, hasta el punto de dejarle en coma o provocar la muerte. En la vida real, por regla general, una persona de gran tamaño únicamente debe impactar un golpe bien dado en la cara del adversario y la pelea habrá acabado.


 2. Las escenas de disparos en interiores. Parece algo habitual que nuestro protagonista y el resto de implicados puedan intercambiar cientos de disparos en el interior de una habitación y no sufrir daños auditivos graves. En la vida real, en un tiroteo en interiores, probablemente quedaras prácticamente sordo durante 24 ó 48 horas en el mejor de los casos. En el peor, podrías quedar sordo de uno o los dos oídos de por vida. Del mismo modo, ejercer un disparo en el interior de un vehículo podría costarle la sordera permanente a todos los usuarios que viajen en ese vehículo.

3. Los disparos con silenciador. En el cine, cuando se usa un silenciador se oye una especie de "escupido" silencioso. En la vida real, un disparo con silenciador haría el ruido suficiente como para despertar a tus vecinos colindantes, pues lo que se oye es un disparo, pero con una intensidad del ruido algo más baja, suficiente como para no provocar daños auditivos pero suficiente como para que se escuche un disparo.

4. Cuando se le dispara a un hombre armado. Solemos ver cómo cundo un hombre está armado y recibe un disparo en el pecho o estómago, éste cae al suelo e incluso es impulsado varios metros hacia atrás. En la vida real, una persona armada puede recibir más de 10 disparos y aún así vaciar el cargador en la persona que le está disparando, a no ser que el disparo sea producido en una zona de muerte inmediata o de extremo dolor que le haga retorcerse en el suelo. Es por eso que no es buena idea dispararle a una persona armada si no estamos a cubierto, pues aunque la persona finalmente muera, antes de que ocurra puede tener tiempo suficiente como para acabar con todos los presentes en la sala. En algunos casos, la persona no es consciente de que ha recibido uno o varios disparos hasta que no se ve sangrando.


5. Una escena típica en las películas es aquella en la que durante una pelea, la persona queda inconsciente durante uno o varios minutos y después se levanta fresco como una lechuga. En la vida real, cuando un golpe nos ha dejado inconscientes, es muy posible que tengamos daños graves en la cabeza que requieran atención médica inmediata para evitar futuros problemas.

6. No ponemos en duda que James Bond pueda mantener el equilibrio sobre un avión en marcha, e incluso salir indemne contra 100.000 solados disparándole, pero lo que no es posible es esquiar a 4.000 metros de altura y en el mismo día hacer submarinismo, ya que podría provocarle la muerte "in situ". Según los expertos, hay que dejar pasar un mínimo de 24 ó 48 horas para que el cuerpo se adapte.

Escenas de amor.

 7. El orgasmo simultáneo en pantalla. Si nos fijamos, en las grandes escenas amorosas-eróticas, los protagonistas siempre tienen un orgasmo simultáneo (los dos llegan a la vez). En la vida real, rara vez ocurre ésto, y no por ello nuestras escenas de cama en la vida real son peores.


8. Cuerpos estilados y piel totalmente limpia. Cuerpo sin una sola arruga, peca o lunar es la consecuencia de las decenas de filtros que usan en la edición de la película. La mayoría de actrices y actores, al igual que la mayoría de las personas comunes, tienen manchas en la piel, lunares e incluso algún michelín, arruga o estría. Esta percepción sobre los cuerpos de cine es la que nos confunde para apreciar la belleza natural de las personas normales y corrientes sin filtros.

9. Los discursos con banda sonora. Los discursos y agradecimientos a nuestra pareja en la vida real no son tan bonitos como en las películas, pero es que en la vida real no existe una banda sonora que acompañe al compás la música adecuada para nuestra proposición.

10. La chica que tiene problemas siempre es un bombón y está soltera y disponible esperando a vivir una romántica escena de amor con el protagonista. En la vida real, rara vez ésto es así.

Otras curiosidades.

11. Las mujeres pueden correr, pelear e incluso tener movimientos ágiles. Y todo ello en tacones. Cualquier mujer sabe que eso es imposible.


12. Parece normal que una camarera o dependiente de una tienda pueda vivir sola en un loft en pleno centro de Manhattan, cuando el precio del alquiler estaría fuera de alcance incluso para el ejecutivo medio.

13. El protagonista que ha acabado con decenas de luchadores expertos en artes marciales, gigantes llenos de habilidades e incluso luchas grupales contra 15 adversarios, siempre se le resiste el malo que suele ser un enano esmirriado de edad avanzada, pero aún así, le hace cara y se lo pone difícil en el cuerpo a cuerpo.

14. En las casas encantadas, siempre la chica bombón asustada irá sola para ver de dónde viene el ruido, y en muchas ocasiones en ropa interior (Antes muerta que sencilla).



15. Cuando un grupo de amigos se enfrentan a un asesino en serie, siempre se las arreglan de alguna forma para dividirse y así ponérselo más fácil al asesino. En la vida real se aconseja permanecer unidos.


16. Por algún motivo, los detectives únicamente resuelven los casos más difíciles una vez que han sido suspendidos de sus funciones.

¿Alguna otra cosa digna de mencionar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana