Julia klug: "Soy católica, no idiota. Dejáis que violen a vuestros hijos por idiotas"

viernes, 4 de julio de 2014




Julia Klug es una activista mexicana que no atenta contra ninguna religión, ni siquiera contra la religión católica, ya que afirma que ella es católica, aunque no "pendeja" (expresión mexicana que hemos traducido por tonta o idiota). Aunque en ocasiones se haya compartido en redes sociales como una monja manifestándose contra el clero, lo cierto es que hasta donde sabemos, Julia no es monja.

Sus discursos activistas pueden doler a los católicos, pero incluso ningún católico puede decir que lo dice esta mujer tenga un mínimo de falsedad. Asegura que fue violada por un sacerdote cuando ella tenía 7 años, e incluso ha recibido amenazas por parte del clero a nivel local.


Entre sus frases más escandalosas para la iglesia se encuentran:

"La iglesia critica a los gays cuando la mayoría de curas son homosexuales", y es que antiguamente, cuando a un joven no le atraían las mujeres, meterse a sacerdote era una opción muy viable, del mismo modo que cuando una mujer había tenido una pareja durante 10 años y el novio la dejaba, en los pequeños pueblos quedaba marcada, viéndose obligada a meterse a monja.

"El Papa ha tapado y protegido a sacerdotes pederastas". Nadie puede decir que sea falso, pues la iglesia ha vivido uno de sus peores momentos en cuanto a casos de curas pederastas que hoy día siguen ejerciendo. Y es que lo bueno de la religión católica es aquello de "reza 3 padres nuestros y tus pecados serán perdonados" (hasta la próxima).


Si bien en México la situación del clero en tema de violaciones y casos de pederastia están al rojo vivo, no hay que olvidar que en España curas y monjas estaban aliados junto con algunos médicos para ejercer el robo de niños.

El tema de la iglesia es muy delicado de tratar, pues el dichoso sesgo católico de las personas hace que hablar de la iglesia como institución parezca un ataque personal. Claro que antes de leer "El Inversor Inteligente", de Benjamin Graham, uno de los libros que leí fue la Biblia, y se me quedó grabada aquella frase que decía: "El Templo de Dios no se hace de Oro y Ladrillo".

Irónicamente, si el Vaticano fuera un país, probablemente estaría dentro de las 10 mayores potencias económicas, abarcando negocios como hospitales privados, donde no se atiende al pobre, abarcan el negocio de la banca e incluso sus inversiones en bolsa pasan por invertir en fabricantes de empresas que fabrican anticonceptivos, y sí, a través de sus fondos, también en industrias de armamento. Por no hablar de que es imposible calcular el valor de todas sus tierras en propiedad.

Y sin olvidar que el Vaticano posee una de las mayores reservas en oro de todo el mundo.

Si Dios bajara y viera a los gestores que tiene gobernando su reino, sencillamente cerraría la empresa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana