La historia del Tweet más famoso y polémico en Twitter.

jueves, 17 de julio de 2014



¿Quién le iba a decir a Chris Scott (@iamchrisscott), un humilde usuario de Twitter, que a raíz de un chiste en esta red social, iba a acabar en los platós de televisión tras alcanzar una fama, no sin antes sufrir una gran polémica?

Todo comenzó un 15 de Mayo, cuando Chris publicó este Tweet:



Prácticamente dice:

"Oh, hola Becky, que se negó a darme un beso en el juego de girar la botella en sexto, y ahora quiere que juguemos a "FarmVille". Parece que las cosas cambian."

El Twett en un principio tuvo unos pocos de retweet y favoritos, ya que esta persona tenía unos 1.000 seguidores en Twitter. Es decir, uno más de tantos,  por lo que Chris Scott se olvidó de él.

A los pocos meses, Chris se dio cuenta de que el tweet había sido compartido más de 20.000 veces y "plagiado" por centenares de personas de la red social, incluso traducido al español (entre otros idiomas), y según publican en Business Insider, incluso se intentó acusarlo de plagio por robar este chiste de un programa de Televisión humorístico, el cual, Chris asegura que nunca ha visto.

¿Pero cómo comenzó todo y cómo ha terminado?

Mary Charlene es una famosa comediante con 160.000 seguidores en Twitter que compartió el Tweet de Chris de forma correcta, por lo que a partir de ese momento, los seguidores de esta autora comenzaron a hacer Retweet, y comenzó una bola de nieve que no parecía tener fin. Chris comenzó a recibir elogios por la agudeza de su chiste y por lo mucho que se habían reído los usuarios con su tweet.

Entonces Chris decidió hacer una búsqueda de su chiste y vio cómo los usuarios de Twitter son propensos a apoderarse de algo gracioso e intentar hacer creer que son los autores de tal agudeza.
Cientos de usuarios de Twitter habían copiado literalmente el chiste o lo habían ligeramente modificado. Tras estos seguidores llegaron las páginas y blogs, los cuales también se apoderaron de del chiste sin llegar a citar en ningún momento al autor original de tal broma. 

Incluso páginas de Facebook aparentemente serias dijeron de publicar el chiste en sus muros, dando un excelente resultado de "likes", pero ninguna de ellas reconocía al autor.

El Tweet saltó desde los EE.UU hasta Alemania, España, países latinoamericanos e incluso el Sur de Africa. 

Pero entonces......

Apareció Jordan Carlos, un comediante con 60.000 seguidores que participa en el programa de MTV "Guy Code" y que acusó a Chris, mediante un tweet, de haber plagiado un chiste que él mismo había contado en uno de los programas, y que iba a revisar todas las cintas de los programas para demostrarlo.

Chris aseguraba que nunca había visto ese programa, y aquello le dejó preocupado por si efectivamente había contado un chiste que pudiera haber escuchado a alguien.

Los seguidores del tal Jordan Carlos comenzaron a increpar a Chris acusándole de plagio.

Jordan Carlos tardaba en volver a hablar en Twitter, por lo que el propio Chris, preocupado, le preguntó si había encontrado ya la broma en las grabaciones.

Finalmente, Jordan Carlos le pidió disculpas a Chris y reconoció que el chiste no lo había contado él, y que efectivamente, la idea de tal agudeza había sido del propio Chris.

Personajes famosos con gran cantidad de seguidores continuaron compartiendo el Tweet hasta alcanzar los actuales 22.000 Retweets y más de 30.000 Favoritos, mientras que Chris ha sido invitado por varias cadenas de televisión, entre ellas la BBC para entrevistarle, mientras que Jordan Carlos ha tenido un descenso importante en su número de seguidores en Twitter por tal torpeza.

 Chris Scott le explicó a Business Insider que lo ocurrido ha sido muy nuevo y extraño para él, sobre todo la parte de ser acusado de plagiar su propio chiste. 

Asegura que las personas en las redes sociales no son conscientes de lo que es un plagio o lo que está bien o está mal, siendo testigo directo de cómo pequeños usuarios e incluso grandes medios son capaces de cometer plagio apoderándose de algo que no les pertenece y haciéndole creer al resto de seguidores que es cosecha propia.

Y esa es la eterna lucha que existe en Internet, pues a casi todo el mundo le gusta que le "copien" y reconozcan su trabajo con sus debidas menciones hacia el autor, pero a nadie le gusta que le roben el trabajo sin reconocer el autor original de la obra, frase, artículo o lo que sea, pues es cierto que la situación que puedes provocar puede llegar a ser increíblemente cómica, sobre todo cuando un tonto te acusa de haber copiado algo al autor que te copió ese algo.

Esta historia ha sido publicada originalmente por Business Insider, adaptada y modificada por Negocios1000.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana