¿Qué le pasaría a la tierra después de una guerra nuclear?. Un nuevo estudio nos da la respuesta.

domingo, 20 de julio de 2014



Los cineastas se han preocupado en mostrarte lo que sería un invierno nuclear en el cine. Ahora, los científicos han hablado sobre las consecuencias para la tierra de lo que sería una "guerra nuclear limitada" en un nuevo estudio publicado por Popular Science. Es decir, una guerra nuclear regional entre dos países con poco armamento nuclear, como podrían ser Pakistán y La India.

bomba nuclear atomica destruyendo una ciudad

En principio se hablaría sutilmente de unas consecuencias que conllevarían al enfriamiento global en uno o dos grados y una reducción de un 9% de las precipitaciones anuales. No parece gran cosa, pero los científicos aseguran que es lo suficientemente grave como para que tal minúsculo cambio pudiera desencadenar la pérdida de cosechas y hambruna, ya que esas temperaturas serían las más frías que la tierra habría vivido en los últimos 1.000 años, pudiendo dañar el ADN de los cultivos.

El equipo de científicos hace este estudio basándose en una guerra nuclear con 100 ojivas nucleares del tamaño de la bomba atómica que EE.UU soltó sobre Hiroshima. Está claro que las consecuencias de una guerra nuclear entre gigantes como China, Rusia y Estados Unidos podrían ser nefastamente muy distintas.

¿Qué ocurriría en esta supuesta guerra nuclear entre India-Pakistan?

Unos 5 megatones de carbono negro entrarían en la atmósfera inmediatamente y el carbono negro absorbería el calor del sol antes de que llegara a la tierra.

Después de un año, la temperatura media de la superficie de la tierra caería cerca de 2 grados centígrados. Después de 5 años, la tierra sería, en promedio, 3 grados más fría de lo que solía ser. Incluso después de 20 años, nuestro planeta se calentaría de nuevo, pero aún así, en promedio, seguiría siendo 1 grado más fría que antes de la guerra nuclear.

Las bajada de temperatura de la tierra reduciría la cantidad de lluvia, donde entre el primer año y los cinco después de la guerra, la tierra tendría un 9% menos de lluvia. Años después, las heladas sobre los cultivos se incrementarían.

Las reacciones químicas en la atmósfera afectarían a la capa de ozono del planeta, siendo ésta la que nos protege de la radiación ultravioleta, un daño que perduraría más allá de los 10 años, y aún así, probablemente la capa de ozono no se recuperaría completamente, siendo un 8% más fina.

Se incrementarían los casos de cáncer de piel, se reduciría el crecimiento de las plantas y se desestabilizaría el ADN en algunos cultivos, además de otros daños que ahora mismo no se pueden prever o predecir.

En un estudio separado a éste, publicado en 2013, se estimaba que más de 2 millones de personas morirían de hambre (además de los que ya mueren cada año) como consecuencia directa de una guerra nuclear regional.

Recordemos que en la actualidad existen 17.000 bombas nucleares en el mundo.

Algunos piensan que este estudio es demasiado pesimista en las graves consecuencias de una guerra nuclear de 100 bombas atómicas, mientras que otros consideran que las consecuencias se quedan demasiado cortas, pensando que esas 100 bombas provocarían un caos de tal calibre que no quedaría ninguna zona de seguridad en todo el planeta, contaminando de forma irreversible nuestro entorno y provocando tal cantidad de enfermedades, incluido un aumento de los casos de cáncer y defectos genéticos, que nunca antes se han visto. Ni siquiera en las mejores películas de ciencia ficción.

Espero que nunca comprobemos los efectos de una guerra nuclear.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana