Pues me vais a perdonar, pero defiendo la actuación de este policía.

jueves, 30 de octubre de 2014




Este policía que aparece en el vídeo ha sido grabado por un agente de rango inferior, el cual lo ha usado como prueba para denunciar a su jefe por "amenazar, coaccionar y humillar a una persona de origen colombiano".

Y por si fuera poco, SOS Racismo Aragón actuará como acusación popular al considerar que el vídeo muestra amenazas con agravante de racismo.

Los medios han cargado contra este agente, considerando que su actuación es desmedida al considerar que el joven estaba en una actitud tranquila, pero....

En primer lugar, no hay ataque racista por ningún sitio. El agente no tiene culpa de que esa persona sea colombiana. Podría ser cristiana, y no por ello ha atentado contra la religión católica.

Esa persona a la que se refieren como "el joven", no es la primera vez que es detenido por el mismo delito, y cuando los dueños de un bar han llamado a la policía (en más de una ocasión), probablemente sea debido a que no es una persona tan "mansa" como se muestra una vez está en las dependencias policiales.

En ningún momento se observa que el agente tenga una actitud agresiva fuera de la palabrería, y cuya única intención primaria parece ser evitar que vuelva a molestar a dueños de locales que sí merecen el respeto y la educación de la policía, y que no tienen por qué aguantar a indeseables que cuestan el dinero y espantan a la clientela, con independencia de su país de origen.

¿Amenazas?, puede... ¿intención de cumplirlas?, no creo, aunque impone. Y esa es su baza del posible farol.

Cualquier dueño de un establecimiento de hostelería defenderá la actuación de este agente.

Personalmente he estado detrás de una barra algún tiempo, por lo que he presenciado cómo ante una persona molesta y problemática, nos hemos visto en la obligación de llamar a la policía. Se han llevado al tipo, y en menos de 3 horas lo hemos tenido nuevamente en una actitud aún peor.

En otras ocasiones he visto claramente cómo se han reído de la propia policía en su cara. Luego escuchamos en las noticias que un "chusma" ha matado o golpeado a propietarios y clientes de un bar, y nos llenamos de indignación por la actuación de la policía al permitir que personas así estén en la calle. Y decimos que la ley es demasiado floja, y que haría falta más mano dura. Criticarla en casos de este tipo es de hipócritas.

La misión de un agente de la ley no debería ser rellenar un altercado, sino evitar que ocurra otra vez.

Supongo que este agente se habrá saltado el protocolo policial con su actuación, pero probablemente, gracias a su actuación habrá disminuido la posibilidad de que esa persona vuelva a molestar nuevamente a los dueños de los establecimientos de la zona.

Ahora llega la gran pregunta: "¿Quién quieres que defienda a tu familia, tu casa y tu negocio de ciertos maleantes; el agente acusado o el agente que grabó el vídeo para denunciar a su compañero y jefe?"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana