2 Conclusiones que podemos sacar sobre Francisco Nicolás.

domingo, 23 de noviembre de 2014




Cuando supe que "el pequeño Nicolás" iba a asistir a la entrevista del programa Un Tiempo Nuevo de Telecinco, reconozco que llegué a pensar que quizás, veríamos a una especie de joven desequilibrado y que los entrevistadores le desmontarían la historia, consiguiendo que Francisco Nicolás entrara en contradicciones. En otras palabras, pensé que le cazarían.

Para sorpresa mía, nunca he visto a una persona de esta edad tan centrada y con unos argumentos tan sólidos y creíbles; dentro de la teoría de la conspiración que muestran esos argumentos.

A pesar de que únicamente podemos hablar desde el punto de vista de la percepción y la opinión, no pudiendo asegurar que lo que dice es cierto o falso, está claro que por los hechos pasados que han quedado reflejados en gran cantidad de imágenes, así como algunos privilegios oficiales de los que gozaba el joven, sería en cierto modo una imprudencia el no dar al menos la duda razonable ante el testimonio de este joven.

 Una cosa está clara; siendo cierto lo que dice o siendo un impostor, seguirían muchas cosas sin cuadrar por parte de los testimonios de los funcionarios del Gobierno y CNI. Con respecto a la Casa Real, es tan sencillo como investigar la legitimidad del correo que mostró como prueba al programa. Y eso no debería llevar demasiado tiempo.

"Las mentiras tienen las patas muy cortas, y la verdad acaba saliendo. Tengo pruebas para demostrar que todo lo que estoy diciendo es es verdad", decía el pequeño Nicolás. Seguidamente la presentadora le contestaba: "¿querrás decir tu verdad, no?, tu versión" - "No!", insistía Francisco Nicolás: "no es mi verdad. Es la verdad".

Estas palabras de Francisco Nicolás, junto a ese gesto de satisfacción mientras las pronuncia, son las que por momentos inclinan la balanza hacia la credibilidad.

Con 20 años, colaborador del CNI, la Moncloa y la Casa Real, recibiendo encargos para mediar en el Caso Nóos y Cataluña, además de asegurar que hubo otro tipo de encargos "alegales" con los que no estuvo de acuerdo, y que tiene pruebas que incriminarían a agentes del CNI en otras prácticas "alegales", más vale que, efectivamente, tenga pruebas para demostrarlo.

Claro que personalmente, lo único que a mí no me cuadra de la versión de Francisco Nicolás es el tema monetario.

Todos sabemos que el Gobierno, al igual que supongo cualquier Gobierno del mundo, tiene servicios de inteligencia y personal encubierto cuya labor profesional es pagada de diferentes formas; algunos que trabajan para CNI u otros servicios similares, suelen tener una nómina oficial en la que, como es normal, no figura la función que hace ni el organismo real para el que trabaja, sino que aparecen contratados en alguna otra función de algún otro organismo o empresa privada. Y suponemos que para otro tipo de contrataciones, existirán también los pagos encubiertos que no se reflejan en ningún sitio.

De ser cierto que Francisco Nicolás ha realizado estas funciones tan delicadas, y al mismo tiempo importantes, no me cuadra que no cobrara por ello, y al no existir una nómina de ningún otro organismo que refleje un sueldo para el joven, ni que éste haya dicho que recibía pagos en negro, es quizá, en mi opinión personal, la parte de la historia que resta credibilidad al testimonio del joven, a falta de pruebas por ambas partes.

Más que nada, porque es difícil de creer que una persona inteligente, al menos con la inteligencia necesaria como para realizar las funciones tan delicadas que se le encargaron, dudo que exista alguien que las encargue sin pagar, y alguien que las realice sin cobrar. Y más tratándose de un pagador que es un habitual de los pagos en sobres.

Pero son curiosas las conclusiones que podemos sacar en ambos casos:

1. Si es cierta la historia del pequeño Nicolás, estaríamos hablando de que los principales organismos de España están haciendo un complot para destruir la credibilidad de un joven , en un principio, porque el joven tiene una información que podría ser incluso más grave que el propio complot.

2. De ser falso todo lo que dice, estaríamos confirmando que vivimos en el país de la pandereta y del gobierno más tonto de toda la historia de la política. No obstante, a estas alturas no puede ser todo falso.

Quizá, como dijo Rajoy en una ocasión: "todo es falso salvo algunas cosas"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana