Tomar complementos vitamínicos causa más daño que beneficio pudiendo provocar una muerte prematura.

sábado, 6 de diciembre de 2014



Imagen: Pac.com

El consumo de complementos vitamínicos está en pleno auge. Y es ahora, que dentro de los propósitos de año nuevo, muchas personas se proponen transformar su estilo de vida, siendo muy habitual el recurrir al aporte de vitaminas extra para así mejorar su salud, pero en realidad, la toma de vitaminas extra, te está haciendo más daño que beneficio.

Los complementos de vitaminas se venden como una forma de adquirir las cantidades diarias de vitaminas que tu cuerpo necesita, y que por los actuales hábitos alimentarios no llegamos a consumir. Se venden con la premisa de que un aporte extra de vitaminas no puede causarte ningún daño. Suena como una gran idea recurrir a esa píldora o pastilla que te proporciona ésto.


Sin embargo, tras décadas de investigación sobre estos complementos vitamínicos, se han asociado a un mayor riesgo de varios tipos de cáncer y enfermedades del corazón.

Y no es que tu cuerpo no necesite las vitaminas A, C, E y así sucesivamente, ya que sin estas vitaminas tendríamos serias dificultades para convertir los alimentos en energía pudiendo desarrollar enfermedades como el escorbuto o el raquitismo.

Un estudio científico plasmado en la revista Scientific American, mostraba la evidencia de que los complementos vitamínicos eran únicamente una forma de tirar el dinero, pues los científicos no habían encontrado absolutamente ningún beneficio ni cambios para mejor en el estado de salud de los consumidores habituales de este tipo de complementos. Pero los estudios han ido más allá.

No sólo no han podido demostrar un beneficio al tomar estos complementos o antioxidantes, sino que las dosis de betacaroteno suplementario, la vitamina E, y potencialmente, la vitamina A, se han asociado con un mayor riesgo de muerte prematura.

Una vez hallada la evidencia, los investigadores ahora se encuentran estudiando si un suplemento de vitamina D podría ofrecer algunos beneficios para esas personas que muestran una evidente carencia de este tipo de vitamina, pues es cierto que algunas personas sí podrían tener una necesidad de compensar esta deficiencia.

Pero los investigadores fueron muy claros en su publicación en la revista Annals of Internal Medicine:

Los suplementos de vitaminas no previenen las enfermedades crónicas, y su uso no está justificado, por lo que deben evitarse. Este mensaje es completamente correcto para la población en general que no muestran una evidencia clara sobre deficiencias de micro-nutrientes, y que a fin de cuentas son los mayores consumidores de estos productos, al pensar que su bajo estado anímico podría solucionarse con la toma de un aporte extra de vitaminas.

Paul Offit, jefe de la división de enfermedades infecciosas del Hospital de Filadelfia escribió para The New York Times que los fabricantes de vitaminas han impedido con éxito durante muchos años que la Administración de Alimentos y Medicamentos pudiera regular esta industria e informar con claridad a la población de que las vitaminas no son seguras de ninguna manera, y advierte que los consumidores deberían saber que los complementos vitamínicos pueden aumentar el riesgo de cáncer, enfermedades del corazón y acortar la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 


Recibe Nuestros artículos en tu correo(Introduce tu e-mail):





+ Visto última semana